La dictadura se instaura en la FIBT, que no ayuda a los clubes de base

La dictadura se instaura en la FIBT, que no ayuda a los clubes de base
Rafael González - Fotografía: El Día

El pasado miércoles, día 27 de enero, se celebró una Asamblea Extraordinaria de la Federación Insular de Baloncesto de Tenerife, a petición de varios clubes preocupados por la situación económica y deportiva que atraviesan debido a la crisis sanitaria por la COVID-19 y en la búsqueda de medidas temporales o soluciones definitivas para subsistir. Tras ella, los clubes han quedado molestos con su presidente, Rafael González, quien tuvo una actitud para nada colaboradora y anunció su intención de realizar una serie de acciones de manera unilateral y durante la reunión telemática cerró los micrófonos de sus participantes y convirtió la misma en un monólogo, no permitiendo la votación de ninguno de sus puntos.

Los tres puntos del Orden del Día que los asistentes a la cita, vía telemática, acordaron abordar, con firma del presidente federativo, Rafael González Díaz, en el documento que certificó los mismos, fueron los siguientes:

1.- Estado actual de las ayudas a los clubes de base. Actuaciones a seguir.

2.- Situación y problemática actual de las competiciones de base.

3.- Información y aportación de ideas. Preguntas.

La primera sorpresa fue el anuncio de la Federación de que no se permitiría votar a la inmensa mayoría de los presentes por “no ser los representantes legales de los clubes”. Muchos clubes acudieron a la Asamblea siendo representados por componentes del mismo que no eran presidentes, puesto que la FIBT sí considera con derecho a voto, pero los demás cargos de los clubes no tienen tal consideración. A pesar de esta contrariedad, los clubes decidieron seguir adelante para intentar debatir y buscar soluciones a la situación que tanto les preocupa.

Antes de empezar la Asamblea, Rafael González, presidente de la Federación, invitó a que alguien tomase la palabra y ejerciese de representante de todos los clubes para explicar qué quieren y qué pretenden conseguir en la convocatoria que estaban llevando a cabo. Entonces, Sixto Trujillo, presidente del Club Baloncesto San Isidro de La Orotava, manifestó que lo positivo de esta situación es que hay una unión entre clubes para promover soluciones a la misma y deja clara la disconformidad existente por los baremos de reparto de subvenciones desde el Cabildo.

El presidente federativo señaló que “la culpa de que eso sea así es de ustedes (los clubes) por no haber recurrido las bases de las subvenciones cuando salieron”, para añadir que reconoce parte de culpa en este asunto porque entendió que las bases serían equitativas y tampoco recurrió en su momento. “Es una locura que no se incluya en el reparto una consideración por el número de equipos que tienen los clubes, hay que evitar el castigo a quienes tienen más de cien jugadores, evitar la discriminación positiva que se hace en el deporte femenino porque aunque sea positiva no deja de ser una discriminación y si se busca la igualdad tiene que haber igualdad para todo y hay que aumentar la partida”, manifestó.

En ese momento, señaló a los clubes que elaboró una carta que presentará al Cabildo y procedió a su lectura buscando su conformidad, pero no hubo acuerdo con su contenido, ya que las entidades deportivas no vieron como algo positivo que en el texto se limite el problema a la corporación insular y no se extienda la responsabilidad a más instituciones públicas y en ella se dice que “dado que los clubes no han podido hacer, debido a la pandemia, actividades extras, como campus y torneos, ese dinero se puede destinar a incrementar la partida para los clubes de formación”; ahí, tanto San Isidro como Unelco mostraron su oposición a ese asunto, “ya que eso es darle pie al Cabildo a integrar esas subvenciones a actividades extras en las ayudas a la cantera y cuando la próxima temporada pidamos esa subvención extra se nos negará la misma porque se nos indicará que ya se repartió, al estar integrada”, explicaron. González no entendió que los clubes quisieran “llevarlo todo hasta el máximo extremo”.

Hugo Rodríguez, presidente del Valle Sur Fátima, propuso que las escuelas que tienen muchos clubes pasen a ser consideradas licencias, circunstancia que no ocurre en el baloncesto y sí en los demás deportes y que «habría que articular las formas de considerar a las escuelas como licencias porque eso favorecerá a los clubes en el baremo de subvenciones».

Además, Rodríguez propuso que la carta se llevase en mano al Cabildo y junto a Rafael González fuese una representación de los clubes designada entre todos. En ese momento, Rafael González cerró su micrófono, le retiró el uso de la palabra y dio por finalizado el primer punto del Orden del Día; aunque señaló que en la carta para el Cabildo se modificaría el punto de las subvenciones a las actividades extras y que sería enviada a los clubes antes de entregarse “para que tengan conocimiento de ella”, pero en ningún momento la Federación ofrece derecho a que esa carta sea aprobada o no, no brindan esa opción. La carta, sin votación alguna, será entregada al Cabildo.

El primer punto del Orden del Día se liquidó en nueve minutos.

Sobre el segundo punto, la intención de los clubes era la de encontrar una solución a cómo continuar con las diferentes ligas porque en la situación actual no se pueden jugar y es muy complicado que puedan finalizar, así que cuando creían que tendrían uso de la palabra para manifestar su punto de vista al respecto, todos se encontraron con sus micrófonos cerrados y sólo Rafael González tenía el suyo abierto para manifestar que “he cometido un error los últimos doce años (tiempo de su presidencia) y es dejar hablar a los clubes en estos temas, pero esto ya no va a pasar más. Las competiciones no son una competencia de la Asamblea y no se va a dar autorización a los clubes para opinar cómo se compite o se deja de competir. Aquí manda la Junta de Gobierno, que es quien decide cuándo y dónde se juega y no la Asamblea. Nosotros estamos de la mano y a lo que diga la Federación Canaria de Baloncesto. Se puede jugar en esta situación, se puede jugar así. Además, olvídense de que según se autorice que se pueda jugar al día siguiente se diga que no se hará, según se autorice, al día siguiente se empezará a jugar. Yo sé que todos están entrenando, no han parado de entrenar. No hay ningún problema y si los ‘canariones’ han estado jugando por qué nosotros aquí no vamos a poder jugar. Cuando decidamos qué se va a hacer, ya les avisaremos”.

En el segundo punto, aunque los clubes pidieron intervenir, no se les abrió su micrófono y finalizó con la alocución de González en alrededor de diez minutos.

Ahí, se pasó al último punto del Orden del Día, donde la pretensión de los clubes era la de señalar problemas concretos que cada entidad ve de forma particular para buscar ideas comunes que sirvan para paliar el estado colectivo, pero este punto no se celebró. “En una Asamblea Extraordinaria no se pueden poner ruegos y preguntas, así que este punto no se puede hacer”, espetó González para no celebrar el punto y dar por finalizada la Asamblea.

Así transcurrió una Asamblea en la que no hubo votación a ningún punto del Orden del Día ni se sacó nada en claro de cara al presente y el futuro de los clubes y las competiciones.

Javier Fernández

Javier Fernández Trujillo (29/10/1980, Santa Cruz de Tenerife) es el director de 'BASKET INSULAR'. Con experiencia en radio, televisión y medios digitales desde 1999.

3 comentarios en «La dictadura se instaura en la FIBT, que no ayuda a los clubes de base»

  1. Esa dictadura no se instaura ahora. Lleva ya tiempo. De ello pueden dar buena cuenta muchas personas del colectivo arbitral.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: