[VÍDEO] Woodward confirma que Claudio García «decía cosas horribles y sexuales» a Sara Djassi

[VÍDEO] Woodward confirma que Claudio García «decía cosas horribles y sexuales» a Sara Djassi

Kayla Woodward fue jugadora del Clarinos en Liga Femenina 2 en el curso 15/16, entre septiembre y diciembre de 2015, cuando decidió irse porque «no era el sitio en el que quería estar», confiesa en un vídeo que ha enviado a ‘Columna Cero’, en el que relata su mala experiencia en el conjunto lagunero debido a promesas incumplidas, impagos, inseguridad y descalificaciones verbales por parte del entrenador, Claudio García, sobre quien confirma que «decía cosas horribles y sexuales» a Sara Djassi, quien lo ha acusado de trato vejatorio.

>>Descalificaciones verbales de Claudio García: «Pude entender la mayoría de palabrotas en español. Por ejemplo, una vez Claudio García señaló a sus partes íntimas y dijo “¡cojones!”. Entonces pensé que no debería estar diciendo eso, o llamándonos “putas”. Eso es inaceptable. No solo eso: cuando alguien intentaba enfrentarse a él o decirle algo (como, por ejemplo, con Sara) la echaba y gritaba. No se estaba portando bien con Sara».

>>Solidarizada con Sara Djassi: «Sé que Sara lo pasó muy mal. Yo no hubiera podido aguantar tanto. Hubo muchos aspectos negativos, y soy consciente de que Sara tiene incluso más, porque sé que le decía cosas horribles y sexuales que no tenía que decir. Él (Claudio García) ni siquiera nos conocía, no tenía relación con nosotras. Era muy poco profesional. Me solidarizo con Sara».

>>Poca comunicación con su familia: «Voy a un país nuevo para mí, lejos de mi familia, a la que estoy unida. En el Clarinos me prometieron que iba a tener wifi nada más llegar, para poder contactar con mis familiares, pero pronto me di cuenta de que había muchas cosas que prometieron hacer, pero, que realmente, nunca hacían. Estuve dos meses sin wifi. Tenía que ir a una cafetería para llamar a mi madre mientras comía. Era la única forma de comunicarme que tenía con mi familia. Todos los días preguntaba al club cómo iba este tema, pero cada vez que lo hacía me decían “mañana, mañana”. Seguí confiando en que lo solucionarían durante dos meses».

>>Inseguridad: «Después, a las 21:00 horas todos los días debíamos ir a entrenar. Salíamos casi a medianoche y teníamos que caminar solas hasta nuestros pisos. El barrio no era el mejor. No me sentía segura caminando sola por esa zona. Ese es otro aspecto a considerar».

>>Impagos: «Los últimos dos meses no me pagaron. No estuve bien y rompieron el contrato. Todos los meses me pagaban tarde. “Mañana, mañana”. Finalmente, me marché. Supe que no era el sitio en el que quería estar. Veía como mis compañeras, como Sara, eran tratadas mal y no quería eso para mí. Así que en noviembre dije que me iba y después de eso me senté en el banquillo porque sabía que no iba a salir. Entendí que, como me iba a ir, no me iban a sacar más».

>>Feliz por irse del Clarinos: «Lo mejor que hice fue irme. Esa experiencia me hizo no disfrutar del baloncesto. Después de mi último partido, tiré los tenis a la basura».

>>Vídeo íntegro, en inglés.

Basket Insular

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: