Anuncios

Opinión | Loida Cabeza: «El silencio de la Federación Española de Baloncesto»

Opinión | Loida Cabeza: «El silencio de la Federación Española de Baloncesto»

La temporada 2019/20 ha sido atípica debido a la pandemia provocada por el coronavirus, que obligó a paralizar las competiciones. En un primer momento, la Federación Española de Baloncesto (FEB) estipuló que los partidos se realizarían a puerta cerrada. Esta determinación generó una corriente de críticas negativas entre deportistas, miembros de los clubes y aficionados. Por una parte, daba la impresión de que solamente preocupaban los resultados deportivos; obviando el riesgo de contagio tanto por parte de las jugadoras como del resto de los componentes de los clubes. Asimismo, las jugadoras quedaban obligadas a jugar en pabellones vacíos sin el apoyo de los aficionados. Se trató de una decisión egoísta que se tomó con inmediatez, sin tener en cuenta la gravedad del COVID-19.

No obstante, lo descrito anteriormente jamás llegó a la práctica. La FEB decidió paralizar los diversos torneos ante la incertidumbre y gravedad del asunto; lo cual fue un acierto. A veces olvidamos las prioridades en nuestra vida, tal vez por la rutina. Pero resulta evidente que la salud es más relevante que un trabajo o simple entretenimiento. Como dice el proverbio, «rectificar es de sabios». Ahora bien, al mismo tiempo se produjo una falta de transparencia y comunicación en cuanto al futuro de los torneos. Hasta cierto punto, es comprensible que había que meditar bastante y que influían muchos factores a la hora de brindar una solución. Pero, precisamente, en las situaciones caracterizadas por las crisis hay que buscar oportunidades y no callarse.

Los meses pasaron, mientras gran parte de las jugadoras continuaban ejercitándose en sus domicilios para mantenerse en forma. Después de mantener un encuentro telemático con los representantes de las entidades deportivas, supimos que no habrá descensos en la Liga Femenina Endesa, pero sí dos conjuntos tendrán la oportunidad de ascender a la élite. Ahora bien, surgieron una serie de preguntas; tales como ¿por qué se llegó a esta resolución?, ¿cómo se escogerán a los equipos que disputarán la máxima categoría?, ¿hay una verdadera unanimidad para que el próximo curso haya dieciséis combinados?,  ¿qué consecuencias tendrá esto?, ¿se tomarán medidas para prevenir el riesgo de contraer el coronavirus? Preguntas cuyas respuestas aún esperamos.

Por otra parte, cabe plantearse el hecho de que vayan a ascender equipos, pero no descender, ya que esto implica que en el próximo curso 2020/21 habrá dieciséis conjuntos disputando la competición. ¿Hasta qué punto es justo? ¿Qué consecuencias tendrá? Evidentemente, implicará que se jugarán más encuentros, quizás entresemana o se ampliarán las jornadas. Esto tiene un impacto negativo para los clubes que disputan torneos europeos, ya que dispondrán de menos tiempo para recuperarse. Otro capítulo aparte lo constituyen los gastos económicos derivados de los desplazamientos y hospedaje. Por no mencionar el tema de la falta de descanso de las jugadoras, ya que ni siquiera cuentan con la opción de descansar en Navidades y disfrutar de la compañía de sus seres queridos.

Cierto es que nunca llueve a gusto de todos. Desde mi punto de vista, lo idóneo hubiera sido finalizar la competición tal y como está, al margen de los resultados. Sin ganadores, ascensos y descensos. Simplemente, como si el ejercicio 2019/20 hubiese sido una especie de pretemporada. ¿Es lo ideal? Por supuesto que no; todos hubiésemos querido seguir disfrutando del deporte que nos apasiona y encarar la emocionante recta final.

No entiendo por qué se premia a los equipos de Liga Femenina 2 con el ascenso, pero no con el descenso a dicha competición. También no le hubiera visto sentido alguno a dar por ganador al primero de la tabla, lograr un billete a la ‘Fase de Ascenso’ por las primeras posiciones en la misma. A esto hay que añadir que, en caso de celebrarse la lucha por estar en la élite, las jugadoras tendrán que enfrentarse a más dificultades: dejando a un lado el riesgo de contagios, no se han sometido a tanto entrenamiento físico como deberían y resulta normal que hayan perdido musculatura al no poder realizar el ejercicio al que están acostumbradas. Esto da pie a que también puedan producirse más lesiones, un auténtico lastre para todos.

Ante este panorama, las entidades deportivas prefieren mirar hacia delante; ya han empezado a preparar sus proyectos adentrándose en el mercado de fichajes. La vida sigue, a pesar del silencio de la FEB.

>>Artículo y fotografía: Loida Cabeza (@Loida_Cabeza), periodista de ‘Columna Cero’

Anuncios

Basket Insular

Un comentario en «Opinión | Loida Cabeza: «El silencio de la Federación Española de Baloncesto»»

  1. La Federación ha dejado claro que había que esperar al lunes próximo para saber si se podría jugar una fase y la puerta cerrada en lugar de la cancelación la marca el CSD, no la Federación. Igual hubiera estado bien que Loida se hubiera informado un poco antes de publicar una opinión personal que dista mucho de la realidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: