Anuncios

La segunda parte condena al Gran Canaria – Claret en Barcelona

Barça y Gran Canaria – Claret se daban cita en un partido de altos vuelos que cerraba la jornada de la Liga ACB. Las ausencias de hombres como Malcolm Delaney o Víctor Claver, en el lado blaugrana, o las de Rabaseda y Beirán, en el lado claretiano, no desmerecían el choque.

Y así demostraron ambos equipos, que firmaron un arranque de partido de gran nivel técnico y táctico. Nikola Mirotic, el MVP de lo que llevamos de Liga ACB, arrancaba enchufado anotando los primeros cinco puntos de la tarde noche en el Palau. Los claretianos, lejos de amedrentarse, respondían con un parcial de 0-8 con tantos de Harper y Okoye. El nigeriano, titular ante las bajas de sus compañeros, mostró su versión más anotadora. De hecho, la pareja exterior titular de los isleños fue clave (12-13, minuto 6) en el buen inicio isleño. La dirección de Omar Cook y el acierto exterior eran las patas en las que se cimentaba el buen hacer amarillo. En el Barça apenas aparecía Mirotic, pero a poco los de Pesic fueron encontrando su ritmo en el parqué. Tras verse cinco abajo con un triple de Okoye (14-19, minuto 8), los culés fueron capaces de reaccionar desde la defensa. El descaro de Bolmaro y la aparición de Cory Higgins dio alas a un Barça que endosó un parcial de 9-0 en los instantes finales de cuarto. Un lanzamiento sobre la bocina del examarillo Kyle Kuric puso la guinda a la remontada catalana (23-19). Pese a haber mandado durante gran parte del primer cuarto en el marcador, el ‘Granca’ se veía cuatro abajo al término del mismo.

Lejos de amilanarse y titubear, los de Fotis Katsikaris se mantuvieron firmes al plan de partido. El trabajo defensivo era óptimo mas no conseguía evitar los puntos rivales. Sin embargo, los amarillos mostraron una buena versión ofensiva para mantenerse muy metidos en el choque. Cuatro puntos seguidos de Matt Costello (27-27, minuto 14) forzaba el tiempo muerto de Pesic. A cada arreón blaugrana respondía el Gran Canaria – Claret con alguna que otra buena defensa y, sobre todo, con un ataque rápido. Katsikaris pedía una y otra vez desde la banda que su equipo le imprimiera ritmo al ataque y Omar Cook atendía. El base estadounidense cerró la primera mitad con cuatro asistencias, todas ellas de gran mérito. Uno de sus pases, que no contó como asistencia pero perfectamente pudiera, desembocó en un ‘2+1’ de Paulí (36-38, minuto 17) que puso en vanguardia a los amarillos. El conjunto visitante sufría en su aro para cerrar el rebote, y ese lunar evitó que enfilaran el túnel de vestuarios para el intermedio con ventaja. Veinte minutos, máxima igualdad (43-43).

EL ‘SÚPERBARÇA’ APARECE

Había que cuidar la bola, decía Katsikaris, y al descanso los suyos solo habían cometido cuatro pérdidas. Sin embargo, la cuenta ascendió a ocho tras apenas tres minutos de tercer cuarto. El Barça apretó en ataque, jugó más rápido, y empezó a volar sobre el parqué. Okoye abrió fuego con un triple, pero el Barça pronto dominó el encuentro gracias a las recuperaciones. Un parcial de 8-0 (51-46, minuto 24) ponía cinco arriba a los locales, igualando la máxima que se había conseguido en el inicio de contienda. El ‘Granca’ sufría en ataque, se encontraba en bonus rápidamente, y era imposible evitar las transiciones culés. Tres puntos seguidos de Davies (59-48, minuto 26) llevaba la renta local hasta los once puntos. El conjunto de Katsikaris vivía su momento más crítico desde el arranque del partido y debía reaccionar lo antes posible para evitar una brecha insalvable.

No halló la forma el Gran Canaria – Claret de parar a Brandon Davies. El americano hizo lo que quiso en la pintura. Mirotic, al mismo tiempo, implosionaba como quien no quería la cosa con dos triples y un canastón en el poste. Empezaban a notarse los millones y Davies ponía la guinda a su exhibición del tercer acto con un triple frontal. El Barça, apoyado en el trío Higgins-Davies-Mirotic, dinamitaba el partido en el tercer acto con un parcial de 29-12 (72-55).

Se antojaba casi imposible que el conjunto grancanario consiguiera reengancharse al partido. No tanto por falta de capacidad, sino por el rival al que tocaba plantar cara. Sin embargo, los de Katsikaris demostraron amor propio y poco a poco fueron recortando distancias. Tras un tiro libre de Kuric que abría el acto, el ‘Granca’ logró enchufar un parcial de 0-8 con dos triples de Paulí (73-63, minuto 33) que obligó a Pesic a pedir tiempo muerto.

Se estiró el Barça, pero el Gran Canaria – Claret llegó a ponerse de nuevo a 10 pocos minutos después. Quedaban cinco para acabar y Burjanadze tenía un triple abierto sin oposición para poner a siete a los suyos. Sin embargo, el balón rebotaba en el hierro y parecían ahí morir cualquier esperanza de épica remontada de los claretianos.

Así fue. El conjunto amarillo no pudo igualar el nivel físico y anotador de un Barça que se hizo fuerte en la segunda parte. Con un balance de 2-3 en la tabla, el ‘Granca’ intentará retornar al camino del triunfo el sábado en casa, ante el Joventut.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: