Anuncios
Novedades

España reacciona a tiempo para derrotar a Senegal y recuperar sensaciones de cara a la parte decisiva del Mundial

En un complicado encuentro en el que Senegal exigió a España un importante esfuerzo físico, la Selección Española logró certificar su pase a los cuartos de final donde el equipo de Lucas Mondelo se medirá este viernes a la potente Selección de Canadá. Todo ello tras un choque en el que la magia de Laia Palau resultó clave a la hora de poder desatascar un choque en el que Cristiva Ouviña fue fundamental a la hora de ampliar las diferencias que terminaron por avalar el triunfo nacional (63-48).

Ganando el salto inicial del encuentro, la Selección Española lanzó su primer mensaje a Senegal en un inicio de partido en el que la intensidad del equipo de Lucas Mondelo ejerció como el mejor termómetro posible a la hora de medir sus opciones. Eso sí, ya había avisado Lucas Mondelo en la previa a sus jugadoras que el camino no iba a ser ni mucho menos sencillo ante un rival muy físico y a su vez muy sólido en su juego interior. Con las Diop sumando los primeros puntos, España no se quedó atrás cargando el juego ofensivo sobre unas Astou Ndour y Laura Nicholls que sacaban petróleo ya fuera en posicione cercanas al aro como en la media distancia (12-11). Le costaba a la Selección Española poner tierra de por medio respecto a su rival pero, pese a ello, las nacionales se mantenían por delante gracias a los primeros puntos llegados desde el perímetro (14-11). Una inercia que sin embargo, se vio rota en las dos últimas jugadas del primer cuarto donde el aro se cerró para España espoleando a una selección de Senegal que lograba su primera renta en positivo con el bocinazo final (17-18).

Sin presión alguna tras haber hecho ya historia en la ronda de grupos y una vez por delante en el marcador Senegal pareció sentirse mucha más cómoda en el partido que la Selección Española en el comienzo de un segundo cuarto en el que las africanas llegaron a colocarse siete puntos arriba en apenas tres minutos de juego (18-25). Acertadas en el tiro exterior, las jugadoras de Senegal aprovecharon una situación de triples más falta defensiva de España para seguir creciendo en el partido pero, lejos de dejarse llevar por lo complicado que comenzaba a ponerse el encuentro, las nuestras tiraron de calidad para recuperar su lugar en el partido. Así, un balón de esos que caen con nieve tras una penetración de Anna Cruz, supuso la motivación idónea a la hora de intentar meterse de nuevo en el partido (30-32). Aunque si hubo una clave en un momento tan importante, esa fue la serenidad aportada al juego por una Laia Palau que se adueño del tempo de partido levantando al público de sus asientos, Así, las jugadoras de la Selección lograron neutralizar a su rival coincidiendo con un tiempo de descanso con el que resetear las opciones de victoria (34-34).

No le sentó nada mal a la Selección Española el paso por vestuarios. La pizarra de Lucas Mondelo y en especial sus palabras, calaron sobre sus jugadoras quienes regresaron a pista con una sólida defensa. Así, el equipo nacional mantuvo su aro a cero durante casi 5 minutos lo que permitió a las nuestras recuperar el mando del partido con unas rentas que se incrementaban poco a poco (42-34). El 8-0 de parcial aportaba una importante dosis de oxígeno pero, sobre todo, de confianza con Alba Torrens anotando su segundo triple de la noche. No tardó en reaccionar Senegal a base de físico y eso se notó en el marcador pero, para entonces, más allá de los guarismos, España comenzaba a tener muy claro su camino (46-40).

A diez minutos de la conclusión, las sensaciones positivas crecían en cada jugada, especialmente cuando Cristina Ouviña tocaba un balón que convertía en oro en cada ataque. Aunque no fue hasta el triple de Anna Cruz para poner a España 10 puntos arriba cuando las nacionales lograron dar un gran paso al frente en el choque llevando a su rival a parar el partido (55-45). Con un nuevo parcial España afrontó los últimos 3 minutos de partido con la confianza que daban los 14 puntos de renta cosechados en el tramo previo y sobre todo, los 13 rebotes con los que Laura Nicholls hizo fuerte a su equipo bajo los aros. Así, tan sólo quedaba esperar u bocinazo final que certificó la vuelta de la confianza, el pase a cuartos y la lucha por el pase a semifinales ante una Selección de Canadá que ejercerá como el próximo rival este viernes (63-48).

El camino a las medallas ha comenzado.

Anuncios

¿Te interesa?

El GlobeTrotter Blanco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: